sábado, 13 de septiembre de 2008

el pulso eléctrico

dije quiero luz y no no no
dije hoy es el primer día de la luz y no
siempre digo es el primer día
siempre digo luz y digo no
es la nube de sombra
la forma negra con suaves curvas
el borde filoso fúlgido
las manos blancas inmóviles

cómo poder si no se logra
si el flanco es débil corazón de lata
hay dos pasos posibles o infinitos
cerrados o adorables
iguales y quietos
ella y la lámpara
palabras de senderos
motivos de caminos
parques y pulsos eléctricos
olas, horas y más nubes
los pies de oro sobre el hilo
las manos blancas otra vez
hay fulgores sobre fondo negro
relámpagos en la frente

todos los seres inocentes esperando
la mínima mosquita en mi garganta
la agitación vital y los vuelos
suspendidos servidos de pasajes
alterados todos los niveles
vibrantes y desiertos