sábado, 22 de noviembre de 2008


MELISA MACHADO sobre chanquete


Fue y lo enredó en sus crines.

Tenía las plumas vistosas,

contaba peces como días.

Hubo jamba, júblio.

Lo comió para que fueran.

Sin mellas, sin costuras.

Todas las minúsculas escamas en un destello.